¿Cuándo prescribe un préstamo impagado?

A la hora de solicitar un crédito es importante no solo definir para qué será destinado, también la serie de condiciones que esto implica como los plazos de pagos. Si este tema no se toma en cuenta con disciplina y responsabilidad puede traer fatales consecuencias.

Dejar de pagar puede pasar de la mejor solución económica, el declive de las finanzas, el principio de la espiral de deudas, hasta abrir las puertas del desprestigio como cliente bancario. En este post se detallarán las desventajas, posibles riesgos y algunas recomendaciones para saber cómo actuar en caso de encontrarse ante un proceso de prescripción de un préstamo impagado.

Depende del tipo de préstamo

Todo crédito personal es un contrato entre la empresa financiera y el prestatario, con el objetivo de adelantar un dinero con el fiel compromiso de ser reintegrado con sus respectivos intereses estipulados, incluyendo los gastos generados por su operación.

Un grave error que suelen cometer algunos clientes es esperar la prescripción del pago, y peor aún, creer que esto puede producir algún tipo de beneficio.

Las deudas pueden llegar a prescribir cuando el acreedor no la reclame por vía extrajudicial, cuando exista un abandono del cobro al deudor, y cuando este no haya reconocido de forma expresa su deuda. Cada hipoteca tiene su propio plazo de prescripción. Por lo general son de 15 años, y desde el momento que se deja de pagar, se generan los intereses de demora. A continuación se detallan los tipos de préstamos rápidos más comunes:

  • Créditos hipotecarios. Son aquellos solicitados para la compra de viviendas. El plazo de prescripción es de 20 años desde que ocurre el impago.
  • Tarjetas de crédito. Su plazo es de 15 años.
  • Personales sin aval. Su prescripción es de 20 años.

Riesgos del impago de un préstamo

Cuando el cliente llega a la fase de demora por deuda, se atiene a una serie de consecuencias causadas por el impago del préstamo. Los riesgos más frecuentes son:

  • Intereses por demora. Dejar de pagar significa la producción de intereses entre 20 y 35 euros.
  • Lista de morosos. Uno de los errores que cometen algunos es caer en las listas consultables como ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) y RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas). Este escenario trae la terrible consecuencia de perjudicar al cliente con las entidades bancarias, en especial a la hora de obtener otro tipo de crédito en el futuro.
  • Reclamación judicial. Lo habitual es que esta acción se realice tras haber pasado seis meses, también se puede ejecutar una vez que se genere el tercer impago.

¿Es posible un embargo?

Cuando se presenta un impago de manera extendida, el deudor da como garantía sus actuales y futuros bienes. En este caso, el juez puede aprobar el embargo de sus inmuebles, cuentas bancarias y coches. Los fiadores también pagan parte de las consecuencias de las deudas. El tribunal puede decidir entre los bienes del prestatario o del avalista.

Tras un plazo judicial, puede efectivamente aprobarse el proceso de embargo. Esto consiste, en primer lugar, que la entidad bancaria recupere el dinero a través de un acuerdo amistoso o extrajudicial. En según lugar, puede acudir a denunciar al cliente para que formalice el pago del dinero. Si el acreedor gana el juicio, el deudor deberá pagar la hipoteca incluyendo los intereses por demora, más los gastos legales.

Si por el contrario, el juez comprueba que no existe bien inmueble alguno, se procederá al embargo de sueldo, sin llegar a su totalidad, contando con el apoyo de la Seguridad Social y la empresa que lo contrató.

Es importante tener en cuenta que el embargo no es aplicable cuando los ingresos son menores al salario mínimo interprofesional. De hecho, lo máximo que se puede embargar es el 90 por ciento del salario mensual, solo si es mayor a cinco veces.

¿Cómo evitar estas acciones judiciales?

Lo más ideal es que en primer lugar, el cliente pueda visitar la entidad bancaria cuando se disponga de un buen historial de solvencia. Luego proceda a investigar y comparar de manera previa los mejores servicios sin precipitarse, a fin de encontrar el crédito hipotecario que encaje con la necesidad que se desea satisfacer.

Solicitar una oferta vinculante puede ser una buena alternativa. Esta opción cuenta con un plazo máximo de 10 días para que el cliente pueda evaluar con detalle para decidir si la acepta o no la propuesta. Otras recomendaciones importantes propuestas por asesores bancarios son:

  • Realizar los pagos de hipoteca de manera puntual.
  • Revisar detalladamente las cláusulas diferentes de los contratos, en especial cuando se expresa las prescripciones.
  • En caso que el prestatario no pueda continuar con el pago del crédito, lo correcto es que se lo comunique al acreedor. Con esta acción se puede acordar otras soluciones como el refinanciamiento del pago, la extensión de su plazo hasta por 40 años, así como reducir el tipo de interés y la cuota mensual. De lo contrario, puede que el dinero del crédito hipotecario engorde, trayendo consigo graves conflictos.
  • Evitar ser incluido a la lista de morosos y proceso de embargos patrimoniales. Esto puede causar trámites judiciales en contra de familiares.
  • Las entidades bancarias, por lo general, siempre ganan los procesos judiciales. También se puede optar por la reclamación a través de un notario.

Prácticas bancarias

Según el Código de Buenas Prácticas Bancarias, aprobado en el año 2012, establece que a la hora de solicitar la reducción de la deuda, la cuota mensual de la hipoteca debe ser mayor al 60 por ciento del ingreso del pagador.  Esto aplica luego de haberse aprobado la respectiva carencia, extensión del plazo y reajuste del tipo de interés. Si se logra el éxito, se procederá a la venta de la propiedad conforme al mercado inmobiliario.

Los bancos estipulan los plazos de prescripciones con el objetivo de reducir los riesgos de deudas. Gracias a esto elevan las probabilidades del cobro de las hipotecas impagadas. Cabe destacar que, en últimas instancias, la deuda real equivale a los intereses por demora producidos, gastos de abogados, cartas, comisiones y procuradores.

BUSCAS PRESTAMISTA?

Contacta ahora con los mejores prestamistas de España