Una de las funciones de los bancos es procesar información en la que aparezcan las distintas fuentes de financiación de una empresa. A esta relación se le denomina Pool Bancario y representa un documento con la información de los diferentes bancos que facilitan capital a una organización y las condiciones que rigen sobre los acuerdos que se establecen.

Este tipo de información resulta muy importante a la hora hacer una evaluación de las finanzas que presenta una empresa y se formula con la finalidad de proyectar el riesgo potencial que pueda  ocasionarse al solicitar nuevos aportes financieros.

Para qué sirve el Pool Bancario

Este estudio tiene un valor significativo, pues provee información sobre las cuentas de las empresas que han sido favorecidas con créditos y otros beneficios financieros.

De acuerdo a los expertos, el Pool Bancario tiene dos principales funciones, y estas se exponen a continuación:

Una vez que las empresas han ajustado tanto el informe interno como el externo, cuentan con una formalidad que se refleja en el estado de sus finanzas. A partir de ahora es posible  acudir al banco en busca de una nueva financiación. Para los efectos, la institución solo le exigirá el Pool Bancario.

Seguidamente, el informe realizado por la empresa será objeto de un análisis por parte del banco que buscará compararla con los datos que provienen de la Central de Información de Riesgos del Banco de España, CIRBE.

Las informaciones que se requieren comprometen a las empresas y a los propios bancos e implican una relación que busca cuidar los intereses de ambos.

Qué debe contener

Existe un principio que basa la relación bancaria con sus clientes en la confianza, y esta se expresa en la credibilidad y reputación.

Para responder a estas exigencias se recurre a dicho informe, donde los balances financieros son el sustento de la vida organizacional.

Pero en general, la información que requieren los bancos debe reunir una pormenorizada descripción de los distintos instrumentos financieros. Entre otros se pueden mencionar:

Cada uno de los instrumentos financieros descritos exige, por supuesto, una serie de documentos donde se asiente la relación acordada por las partes. Para estos casos se indica:

La presentación formal del Pool Bancario precisa de un documento donde se consignan los datos y cada detalle que explique la relación y los términos en los que se expresa la financiación.

Relación entre Pool Bancario y Cirbe

Cirbe es una fuente oficial de datos contables de las empresas, de naturaleza pública y con carácter informativo confidencial. Allí reposan los distintos compromisos contraídos con los bancos, por lo que es muy difícil falsear cualquier antecedente financiero.

Es así como el histórico de los créditos, préstamos, avales y otros acuerdos, realizados entre las empresas y las entidades bancarias, aparecen registrados en esta organización. Su principal función es fiscalizar riesgos.

Por eso, entre la información de CIRBE y el Pool Bancario, debe haber una total coincidencia.

En este sentido, es importante que la contabilidad consignada cuadre íntegramente. Para el caso se requiere que el responsable de llevar las cuentas o contador garantice que los pasivos bancarios se encuentren registrados.

Y esta es la esencia del Pool Bancario, una información especializada en dar razón de la vida financiera de las empresas con el objetivo de ser procesada y comparada por los analistas de riesgo, una vez que se solicite alguna financiación.

Para el caso, no se aceptan errores ni manipulación, pues estos procedimientos son identificados al cotejarse. Como consecuencia, puede acarrear que la solicitud sea denegada.

De manera que un Pool Bancario demanda de una alta fidelidad, y de una correcta coherencia para que la respuesta de financiación sea favorable y se lleven a cabo satisfactoriamente.